Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Se ha cometido un robo

MANUEL CUESTAS, Coordinador Local de IU de Adamúz.

Aumentar la edad de jubilación es un robo a los derechos de los trabajadores y a las conquistas sociales conseguidas tras años de lucha y explotación. Hemos retrocedido al siglo XIX, y en lugar de que el transcurrir del tiempo contribuya a eliminar desigualdades, corregir desequilibrios, y a mejorar la calidad de vida de la humanidad, el transfondo de la crisis está siendo utilizado para robar derechos sociales y aumentar las desigualdades entre el ciudadano de a pie y aquellos que han gestado esta terrible crisis desde sus cómodos despachos. En esta reforma existe una segunda parte que supone un expolio contra las fuerzas del trabajo: aumentar el computo de años para calcular la pensión repercutirá en una reducción en la pensión de jubilación.

Estas navidades están cargadas de regalos, el aumento en un 10 % de la factura de la luz y el pensionazo son los obsequios de nuestros dirigentes políticos. Ellos argumentan demagógicamente que todo lo hacen por nosotros, por nuestro futuro. Ya dijo el Rey, que teníamos que arrimar el hombro. Es decir, encima las medidas restrictivas contra los derechos adquiridos quedan legitimadas institucionalmente, aunque carguen siempre sobre el mismo hombro.

El sostenimiento del sistema público de pensiones solo es una falacia tras la que se esconde un interesado intento de privatizarlo y ponerlo en manos de aquellos que han provocado el desastre financiero que estamos viviendo. Es curioso que este PSOE, que tanto culpa de la crisis a los especuladores, al mismo tiempo se pliegue a sus intereses en materia de política antisocial. Ya lo dijo la señora Salgado hace unos días: ¡tenemos que convivir con los especuladores¡ Curiosa afirmación de alguien que forma parte de un gobierno socialista, y que está dispuesta a convivir con los especuladores y por tanto se sitúa de espaldas a los derechos de los trabajadores. Por si alguien tenía dudas estamos pagando el precio de la reunión entre ZP y los 37 empresarios más poderosos de nuestro país. Tendremos que trabajar más, para que ellos vivan mejor. Fue un dominico vidente, Fray Luis de Granada, quien hace ya casi 500 años profetizara: "Verás maltratados a los inocentes, perdonados a los culpables, menospreciados los bondadosos, honrados y sublimados los canallas, verás a los pobres y humildes abatidos. Y en todos los negocios, tendrá más poder el favor que la virtud". Nunca mejor dicho.

Los ciudadanos debemos ser firmes contra esta agresión. Los estudios demográficos y económicos realizados para justificar tan indigna medida son interesados, y hay importantes voces dentro del gremio de economistas que la critican y proponen medidas mas equitativas. No obstante, con independencia de las diversas opiniones interesadas o no, el sentido común debe imponerse y no es justo que mientras los jóvenes estén en paro se aumente en dos años la edad de jubilación. Existen numerosos empleos donde la edad supone un lastre para la función que se realiza; no podemos quedarnos impasibles ante esta agresión. Primero fueron las subidas de impuestos sin diferenciar entre ricos y pobres, después la contrareforma laboral, ahora otra desproporcionada subida de la luz y el robo de dos años en la jubilación, mañana será el copago al ir al médico, la perdida de servicios en la sanidad pública, la privatización de la educación; en definitiva, una mezcla del modelo asiático de trabajar mucho con el modelo estadounidense de no recibir nada a cambio y sin tener derecho a nada.

Estamos en un momento histórico donde las futuras generaciones nos juzgaran por aquello que hagamos ante tan desproporcionadas medidas. El silencio de los ciudadanos es mucho peor que el ataque de los poderosos ahora llamados mercados. Los derechos que disfrutamos actualmente no fueron regalados y no se pierde una batalla si previamente no se ha luchado. Desde IU Adamuz nuestra posición estará al lado de la lucha por los derechos sociales y laborales, como siempre ha sido. Haremos aquello que por coherencia estamos obligados a hacer. Esperamos que las fuerza sindicales y la izquierda real de este país sepa posicionarse frente a quienes están dispuestos a desmantelar lo poco que queda del estado del bienestar.