Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

José Luis Centella: “Tenemos que recuperar el orgullo de ser comunistas y pasar a la ofensiva sin complejos”

Ofrecemos la entrevista completa realizada a José Luis Centella, Secretario General del PCE, un extracto de la cual ha sido publicada en la edición impresa de Mundo Obrero, nº228 perteneciente a septiembre de 2010.

Redacción Mundo Obrero | nº 228 – septiembre 2010 / 11 sep 10

Huelga

Mundo Obrero: El Partido, junto a IU fueron los primeros que se atrevieron a plantear una huelga general frente a la ofensiva neoliberal del PSOE-PP y a sus aliados coyunturales de las burguesías nacionales PNV, CIU y CC. ¿Porqué los sindicatos han tenido que esperar tanto para ver que los empresarios son insaciables frente a la crisis?
José Luis Centella:
Los sindicatos han marcado su ritmo que nosotros no vamos a discutir, han agotado todas las posibilidades de negociación, quizás han tenido demasiada confianza en la voluntad del gobierno, pero la verdad es que se han cargado con toda la razón, nadie puede decir que no se ha buscado el acuerdo, nadie puede decir que los sindicatos no han puesto toda la voluntad del mundo en la defensa de una salida de la crisis que no la pagaran los más débiles, al final han llegado a la conclusión de que solamente con una Huelga General se puede plantar cara a las políticas antisociales del Gobierno del PSOE…bienvenidos sean.

M.O.: Si la huelga no consigue parar la reforma laboral, ¿cómo serán las condiciones de trabajo y las relaciones laborales en este país dentro de un par de años?
J.L.C.:
Doy por hecho que la huelga conseguirá sus objetivos, como lo consiguieron las anteriores Huelgas Generales: todas provocaron la "marchas atrás" de los respectivos gobiernos a favor de los planteamientos sindicales. En caso de que el Gobierno no escuchara la voz de la mayoría de los trabajadores y trabajadoras que van a parar el próximo 29, no sólo el Gobierno sino todo el PSOE pasaría a la historia de este país como la fuerza política que realizó la mayor agresión al sindicalismo de clase de la historia democrática de este país, porque a parte de las cuestiones antisociales que contiene la reforma laboral, el PSOE plantea un ataque frontal al papel de los sindicatos en la negociación colectiva abriendo la posibilidad de dejar sin valor los convenios colectivos o permitiendo el descuelgue casi a voluntad por parte del empresariado.

M.O.: Este año la Fiesta del PCE es la antesala de la Huelga General contra la reforma laboral. ¿Cómo está trabajando el Partido Comunista para que esta huelga sea un éxito?
J.L.C.:
Partimos de que la Huelga General la convocan y la llevan a cabo los sindicatos de clase. A partir de esta realidad, a las fuerzas políticas que apoyamos la Huelga nos corresponde trabajar para darle una dimensión cívica y ciudadana a esta movilización. Se trata de explicar las razones, resaltar lo que se juega todo el mundo en el éxito de la huelga, porque la reforma laboral no sólo perjudica a los trabajadores/as sino a toda la economía del país, y de forma especial al pequeño y mediano empresario. Por eso, el día 29 de septiembre no solo tienen que parar los trabajadores por cuenta ajena, sino que el pequeño comercio, los autónomos, la pequeña y mediana empresa, también tiene que parar y decir no a un modelo económico que los ha condenado a estar en manos de la banca. Este trabajo de explicación de difusión de la convocatoria es la que nos corresponde al Partido. Desde este momento todo el PCE tiene que tomar conciencia de que somos un gran piquete informativo al servicio del éxito de la Huelga General
La preparación de la Huelga tiene un objetivo que es conseguir que el 29 de septiembre se paren hasta los semáforos en España, que sea un éxito que frene las políticas antisociales y que abra camino hacia una salida progresista de la crisis.

M.O.: Sarkozy dice que las movilizaciones en Francia no van a impedir en los planes de ajuste. ¿Se imagina que Zapatero dijera lo mismo después de una masiva participación en la Huelga General?
J.L.C.:
No tengo que imaginarlo, ya lo ha dicho. Pero es normal que Zapatero diga que la Huelga General no va a cambiar de política para intentar convencer a la gente que no vale la pena parar un día porque no va a servir para nada. Este truco tan gastado ya lo utilizaron en su día Felipe González y José M. Aznar, pero ambos, después, no tuvieron más remedio que doblegarse y aceptar las principales reivindicaciones de los sindicatos ante los éxitos de la huelgas.

Hay que saber que hasta el día 29 tendremos todavía que escuchar muchas declaraciones que no tienen otro objetivo que desanimar, desmovilizar a la población para que la huelga no sea un éxito. Es triste que el gobierno del PSOE se empeñe en hacer el trabajo sucio de la patronal y juegue al desgaste del sindicalismo con una mezquindad política que haría enrojecer al mismísimo Pablo Iglesias

Crisis
M.O.: ¿Qué debería haber hecho el gobierno de Zapatero ante la presión de la banca, el mercado y las instituciones internacionales para imponer estos ajustes antisociales?
J.L.C.:
El gobierno tenía dos caminos. Uno es el que escogido, el de la sumisión a los intereses del gran capital, el de la aplicación de las medidas clásicas del neoliberalismo que son las que ha plasmado en la reforma laboral…

Había otro camino, que era el de buscar recursos para una política basada en el sector público como motor de la economía. Para ello tenía que haber buscado los recursos donde están que no es el bolsillo de los mas débiles, sino en los paraísos fiscales, en las cajas de seguridad de los grandes bancos. Con una justa reforma fiscal y una persecución del fraude fiscal el gobierno habría recaudado tres veces más de dinero del que va a obtener con su reforma laboral.

Este segundo camino podría haber mantenido niveles de empleo altos, habría reactivado la economía nacional y, sobre todo, habría propiciado un nuevo modelo de desarrollo basado en una nueva relación entre el capital y trabajo

M.O.: ¿Cómo hubiera gestionado el PCE la crisis?
J.L.C.:
Nuestra diferencia sustancial con el Gobierno es que éste ha supeditado la salida de la crisis al incremento del beneficio empresarial. Por el contrario, para el PCE lo fundamental es buscar una salida a la crisis cambiando el modelo económico y situando la creación de empleo como el objetivo prioritario de todas las políticas.

Para ello, en lugar de reunir a la gran banca y abrirles la chequera del gobierno para entregarles miles de millones de euros, lo que hubiéramos hecho nosotros es convocar a los sindicatos y a las fuerzas políticas de izquierdas para diseñar una Propuesta Social para salir de la crisis.

Propuesta para la que nosotros ya hemos adelantado unos puntos básicos, y que empieza por reivindicar el valor del trabajo como base de la recuperación de la economía, como elemento generador de riqueza, frente a la especulación como base del enriquecimiento de unos pocos, y que tenga por principal objetivo la creación de empleo y el desarrollo de un Estado en el que todo ser humano tenga plenos derechos sociales, y que ponga la economía en función de estos objetivos.

Economía

M.O.: Después de la reforma laboral viene la reforma de las pensiones. La idea es retrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67, ampliar el periodo de cotización, etc. En Francia Sarkozy quiere retrasarla de los 60 a los 62 y todos los sindicatos se han unido para convocar una huelga el 7 de septiembre. ¿Qué va a hacer el PCE frente al decretazo?
J.L.C.:
La respuesta a todas las agresiones del gobierno tiene que ser el éxito de la Huelga General del 29 de septiembre. Si la huelga es un éxito el gobierno no tendrá mas remedio que dar marcha atrás en muchas de sus propuestas, porque no estamos hablando de una medida más o menos, estamos hablando de que el PSOE ha desarrollado una propuesta completa de poner la economía de España, sus recursos al servicio de las políticas neoliberales del Fondo Monetario y del Banco Mundial, cediendo a lo que eufemísticamente llaman la voz de los mercados y no es otra cosa que el interés de capital.

En lo referente al aumento de la edad de jubilación, resulta cínico que todos los adelantos científico técnicos no sirvan para que el ser humano trabaje cada vez menos y pueda desarrollarse más como persona, sino que se empleen para hacernos trabajar más. Utilizan el argumento de que no se podrán pagar las pensiones, pero no tiene razón. En primer lugar, porque la Seguridad Social tiene superávit, y en segundo, porque si en un momento tuviera problemas de "caja" el mismo argumento que se ha utilizado para regalar dinero a la banca se podría utilizar para que el Estado aportara dinero para pagar las pensiones.

M.O.: Y después será el recorte en los Presupuestos Generales del Estado. Con los cuatro millones de parados y los recortes sociales que se están imponiendo ¿Cómo deberían ser los PGE del 2011?
J.L.C.:
Partiendo del éxito de la Huelga General, el siguiente paso es mantener la movilización ciudadana para que los PGE del 2011 no los acuerde el gobierno con las fuerzas nacionalistas que representan a la burguesía más reaccionaria de este país. En especial con el PNV que ya ha planteado la posibilidad de romper la caja única de la Seguridad Social.

Para empezar, es el momento de recordar a la gente que con una ley electoral justa en la que IU tuviera los 14 diputados que nos corresponden con los votos obtenidos en el 2008, el PSOE no podría negociar los PGE con el PNV o CiU, y los próximos PGE tendrían una carga social que permitirían situar los recursos públicos para políticas que generen empleo desde el fortalecimiento del Sector Público.

Para nosotros, los PGE del próximo año van a ser muy importantes, y por ello debemos desarrollar un proceso muy participativo en el que las fuerzas sociales y ciudadanas puedan plasmar sus propuestas y demostremos que se puede frenar la deriva conservadora del Gobierno del PSOE. Vamos a demostrar que es posible otra política, y a partir de esta demostración que el PSOE decida sus aliados entre la derecha antisocial o las propuestas de progreso que presentaremos…

M.O.: Hemos sabido por la Agencia Tributaria que las empresas sólo pagan un 10% de impuestos por sus beneficios, mientras se sube el IVA, se recorta el programa de protección por prestación, se desregulariza el mercado laboral y se abarata el despido. ¿Qué broma es esta?
J.L.C.:
Esta es la gran paradoja, el gran fraude de Zapatero que está siendo tremendamente duro con los débiles a los que sube el IVA, dificulta las hipotecas o niega ayudas sociales, mientras es sumamente débil con los fuertes a los que les quita el impuesto de patrimonio, da miles de millones de euros a la banca, mantiene las SICAV como gran trampa tributaria o permite el fraude fiscal de las grandes rentas.

La realidad es que la Hacienda Pública de este país la soportamos los mas débiles, los que tenemos nómina, mientras que los grandes propietarios, los grandes capitales pagan cada vez menos, de manera que frente a ese anuncio que dice que "Hacienda somos todos" suena a sarcasmo puro y duro porque la realidad es que los poderosos se burlan con lo que están haciendo con la complicidad del gobierno.

M.O.: Con la privatización de las Cajas de Ahorros, ¿Hemos perdido la batalla por crear una banca pública y un control social del crédito?
J.L.C.:
El sector financiero español se enfrenta a un proceso de reconversión que tiene el objetivo de cumplir el sueño de la banca privada y de algunos directivos neoliberales de las propias Cajas de Ahorro, que quieren entregar esta parte del sector a la gran banca, las Cajas de Ahorros españolas se enfrentan a una modificación de la legislación que las regula que apunta a la privatización de las mismas o en todo caso a convertir en bancos a las Cajas.

Pero junto a este objetivo de privatizar la cajas aparece la famosa cuestión de la "despolitización", es decir, la prohibición de que los cargos electos de Ayuntamientos y CCAA formen parte de los órganos de dirección de las Cajas y la limitación de los representantes designados por las instituciones públicas al 40%, con el objetivo de que sean los supuestos técnicos, que no son otra cosa que empleados del capital, los que controlen las entidades de ahorro.

Por ello desde el PCE planteamos una guerra frontal contra esta propuesta dentro de nuestra apuesta por una Banca Publica y Social que mantenga su carácter territorial, que no busque la competencia entre Cajas sino la coordinación y cooperación. Defendemos el gobierno de las Cajas por órganos de origen social y público con presencia de los trabajadores rechazando las cuotas participativas ni a ninguna otra forma de privatización más o menos encubierta, pero sobre todo planteamos que nuestra propuesta debe encaminarse hacia la reivindicación de las Cajas de Ahorros como una forma de Banca Social con respaldo Público.

M.O.: Todos los ajustes los escudan en la necesidad de reducir el déficit. ¿Es imprescindible reducir el déficit en estos momentos? ¿Hay que hacerlo ajustando el cinturón aún más a los trabajadores?
J.L.C.:
Tiene gracia que quienes han generado la mayor crisis de la historia vengan ahora a decirnos que tenemos que apretarnos todos el cinturón. Claro que ese "todos" se refiere a los trabajadores y trabajadoras, que tienen que ver recortados sus derechos sociales e incluso sus salarios en función del sagrado déficit, porque uno ve pocos recortes en la vida de los poderosos que siguen en sus yates, en sus palacios y en sus paraísos fiscales.

La realidad es que el gobierno ha elegido las políticas neoliberales que le llevan a la política del recorte social, renunciando a una política que busque aumentar los ingresos mediante una política fiscal progresiva y una lucha efectiva contra el fraude fiscal. Por lo tanto hay que cambiar la dinámica y que por una vez en lugar de que los trabajadores se ajusten el cinturón que sean los poderosos los que aflojen sus cuentas bancarias por interés social y colectivo.

M.O.: Nadie quiera pagar impuestos públicos IRPF; IVA, etc. pero se resignan a pagar las subidas descontroladas del gas, electricidad, telefonía móvil, transporte público, etc.?
J.L.C.:
En España hay una reacción contra el pago de impuestos porque se tiene poca confianza en el funcionamiento de lo público, pero la realidad es que este gobierno apuesta por subidas impositivas que afectan a todo el mundo por igual a través de los impuestos indirectos, mientras que renuncia a aplicar una fiscalidad que afecte a los que más tienen.

Tenemos que intensificar nuestra denuncia exigiendo que el gobierno actúe de una vez contra el fraude fiscal y los paraísos fiscales denunciando, desenmascarando a un gobierno que se muestra impasible con el sufrimiento de los más débiles acuciados por la crisis y a la vez no es capaz de tomar medidas contra los más poderosos

Política

M.O.: También habla de recuperar la ética civil. El PCE e IU mantienen en solitario una batalla anticorrupción ejemplar, pero parece que al PP con toda su corrupción le va muy bien y la gente sigue apoyando a Camps. En este contexto ¿qué es lo que hay que hacer para que los ciudadanos puedan recuperar la confianza en los políticos?
J.L.C.:
El sistema propicia generalizar la creencia de que todos los políticos somos iguales, que todos esconden un corrupto en mayor o menor medida, y los medios de comunicación contribuyen a esta imagen presentando la política como algo oscuro, ligado siempre a la compra y venta de voluntades.

El objetivo es separar a la ciudadanía de la participación política, para poder implantar con toda impunidad su dominio sobre la economía. Es realmente significativo que una de las propuestas estrella para avanzar en la privatización de las Cajas de Ahorros es expulsar de sus direcciones a los representantes políticos para sustituirlos por técnicos a sueldo directo de las multinacionales.

La corrupción se puede controlar. Para empezar, no hay político que se venda si no existe empresario corrupto que lo compre. Pero en este país han fallado los controles judiciales y políticos, porque lo importante era fomentar el beneficio empresarial. Fue realmente duro luchar contra la corrupción de Jesús Gil desde 1991 a 1995 resistiendo a todo tipo de presiones, incluso las físicas, sin que la Junta de Andalucía le pusiera una sola denuncia consintiendo que consolidara todo su entramado corrupto que le permitió el saqueo de Marbella.

Ahora todos se muestran indignados con lo ocurrido en Marbella pero cuando en 2002 propuse en el Congreso disolver el Ayuntamiento de Marbella, tanto el PP como el PSOE votaron en contra y sólo actuaron cuando la mayoría de la corporación se encontró en la Cárcel.

M.O.: Dentro de pocos meses serán las elecciones y seguimos con una ley electoral que nos estrangula ¿Qué táctica va a seguir el PCE dentro de la estrategia republicana para acabar con la distorsión del principio democrático de una persona un voto?
J.L.C.:
La reforma de la ley electoral es una necesidad urgente para acabar con el sarcasmo de que un voto del PSOE o del PP valga seis o siete veces más que uno de IU. Es una ley electoral diseñada para evitar en su día que el PCE pudiera condicionar parlamentariamente la transición, para asegurar un bipartidismo imperfecto.

Es necesario que después del 29 de septiembre pongamos sobre la mesa una campaña cívica que desenmascare este sistema electoral injusto. Vamos a pedir que la sociedad civil respalde nuestra iniciativa de cambiar la ley electoral a través de un manifiesto que ya esta en circulación, estamos dispuestos a llevar nuestra protesta hasta el final, porque estamos convencidos de la justicia de nuestros planteamientos de una ley electoral justa que haga realidad la máxima de un hombre, una mujer, un voto.

M.O.:¿Por qué en la España de la autonomías siguen existiendo las caducas provincias como circunscripción electoral?
J.L.C.:
La constitución amarró las provincias como circunscripción electoral como uno de los instrumentos para que no sólo votaran las personas sino que también tuvieran representación las hectáreas de territorio que con pocos habitantes gozarán de más representación parlamentaria de las que les correspondería con un sistema electoral proporcional. Curiosamente estas provincias eran las más conservadoras.

La verdad es que en estos momentos la modificación de la provincia es el método mas complicado para avanzar hacia una Ley Electoral más justa. Es más fácil aumentar el número de diputados y crear un colegio de restos, porque no requeriría modificar la Constitución, sino simplemente la Ley Electoral.

M.O.: El Senado, además de ser una cámara elitista y prescindible, como se demostró en la I y II República, puede ser contraproducente para la izquierda, como se ha visto en la votación de la reforma laboral en el Senado del pasado 25 de agosto. ¿Qué política tiene el PCE respecto al Senado?
J.L.C.:
Hemos defendido siempre una modificación del Senado para que fuera realmente una cámara territorial con competencias plenas para los temas relacionados con la construcción de una España Federal, porque la realidad es que en la actualidad es una cámara inútil que como consecuencia de su sistema de elección mayoritario tiene distorsionada la representatividad.

M.O.: ¿Hay un peligro real de desviar el malestar ciudadano hacia el brote de sentimientos xenófobos y patrioteros y un giro a la derecha?
J.L.C.:
Evidentemente existe un peligro real de que la extrema derecha crezca al amparo de un aumento de las situaciones de desesperación en la población, porque el capital siempre trata de camuflar su responsabilidad en la crisis y dirigir a unos trabajadores contra otros. Tratan de que el trabajador de la construcción no vea al empresario especulador como el causante de sus problemas, sino que dirija su cabreo contra el inmigrante que le dicen le quita el empleo y le perjudica a la hora de poder acudir a un centro social o sanitario.

La xenofobia, caballo de Troya del Fascismo, tiene el terreno abonado con un clima de patrioterismo barato que trata de hacer olvidar a la gente sus problemas. Todos nos alegramos de que la selección española ganara el Mundial de Fútbol, pero hacer creer a la gente que esa victoria representa algo más que un importante éxito deportivo y darle una dimensión patriotera es un peligroso juego que puede tener consecuencias en el aumento de los valores que dieron forma al pensamiento del franquismo.

M.O.: El PCE renunció a presentarse a las elecciones a favor de IU por lo que sus representantes no tienen un vehículo para ser cargos institucionales. ¿Qué planes tácticos tiene el Partido para llegar a una sociedad comunista en el siglo XXI?
J.L.C.:
Mira, desde el Congreso, en estos meses he aprendido algo importante, y es que por encima de nuestra debilidad orgánica, por encima de nuestro pequeña representación institucional, el PCE es fuerte porque representa una idea, que aterra al capitalismo, el ideal de construir un mundo justo, en el que los recursos del planeta se pongan al servicio de los pueblos y se termine la explotación de la mayoría de la humanidad a manos de una minoría. Este ideal puede mover hoy, no nos engañen, a millones de seres humanos en todo el planeta y el capital lo sabe mejor que nosotros mismos, por eso quieren acabar con nosotros, quieren eliminar la idea comunista hasta del diccionario de la Real Academia de la Lengua, porque el capital sólo es fuerte si no tiene alternativa y convence a la humanidad de que no hay otro sistema posible.

Por ello tenemos que recuperar el orgullo de ser comunistas, de ser del PCE, y pasar a la ofensiva sin complejos.

M.O.: El 27 de noviembre el PCE celebrará la Conferencia republicana. ¿Cómo se está trabajando y qué resultados se esperan conseguir?
J.L.C.:
El objetivo de la Conferencia Republicana del PCE es impulsar un proceso constituyente que sitúe la propuesta republicana como una alternativa real, frente a quienes tratan de mantener la monarquía desde el miedo, la opacidad, nosotros planteamos un debate abierto, transparente y desde la realidad actual.

La República es una concepción de Estado caracterizada por unos determinados principios, valores, contenidos, funcionamiento institucional y vinculación a la realidad social de la cual emana como representación libremente consentida.

En consecuencia con lo anterior se impone que toda propuesta republicana aparezca como alternativa democrática a la realidad existente. Una alternativa que debe ser conformada, desarrollada y apoyada por el mayor respaldo ciudadano. Una tarea que debemos comenzar ya.

M.O.: El PP quiere manipular esta huelga para castigar al PSOE. ¿No se ha demostrado en la votación de la contrarreforma que hay una tenaza PSOE-PP en política económica que sirve a los intereses de la gran banca, las trasnacionales y los grandes sectores del empresariado español, que son los culpables en definitiva de la crisis?
J.L.C.:
No nos engañemos. El PP no facilitará el éxito de la huelga. El PP, como la patronal, han entendido que el fracaso de la huelga significaría un golpe muy duro contra el sindicalismo de clase, y por lo tanto un fortalecimiento de propuestas sindicales amarillas, y sobre todo la posibilidad de consolidar un modelo de relaciones laborales descompensado a favor de la patronal. Por eso es todavía peor el papel que está realizando el Gobierno del PSOE, porque en ningún momento ha buscado la complicidad y la alianza con la izquierda sino que ha pretendido y pretende en todo momento que la derecha política, PP, PNV, CiU, etc. le faciliten en el Congreso la aprobación de su salida conservadora a la crisis.

Sanidad y Educación

M.O.: ¿Está en peligro la calidad y gratuidad de la educación y la sanidad española?
J.L.C.:
En estos momentos está en peligro todo lo público porque cuando se empieza a buscar en todo momento el beneficio empresarial, aparece el negocio como primer objetivo, y todo lo que no produzca beneficios directos queda marginado.

En concreto, en estos momentos se descubre el negocio de la educación infantil. El Estado renuncia a cubrir este segmento de la población y las familias se enfrentan a la disyuntiva de pagar una escuela infantil o renunciar a trabajar, lo que supone poner a la mujer que suele ser la sacrificada en primer lugar ante una grave contradicción de tener que afrontar un coste por lo que debería ser un servicio público.

El desarrollo de la propuesta de poner a la universidad al servicio del mercado, forma parte de lo que venimos denominando consolidación de un nuevo marco social, en el que el capital implanta su dominio sin tener que ocultar sus verdaderas intenciones de controlar todos los aspectos de la vida.
En referencia a la sanidad, hablar del copago es una verdadera declaración de guerra contra la ciudadanía que ha pagado con sus impuestos el desarrollo de toda una infraestructura sanitaria que ahora se pretende que paguemos otra vez.

La base de esta nueva ofensiva privatizadora está en el cambio de sistema de valores que pretende la dictadura del capital. Se trata de transformar lo que hasta ahora se consideraban derechos, a la sanidad, la educación, la vivienda, el trabajo… en privilegios por los que hay que pagar.
Por ello en estos momentos la defensa de lo público debe ser uno de los elementos de nuestra acción política. O cambiamos el sistema o el sistema acaba devorando todas las conquistas que durante siglos han conseguido los trabajadores.

Cultura

M.O.: Aboga por la necesidad de abrir un frente de Lucha ideológica que cuestione el pensamiento único. ¿En qué consistiría?
J.L.C.:
Es necesaria una lucha ideológica, cultural que recupere los valores de la solidaridad y lo colectivo como elementos para combatir la crisis, y que dignifique la actuación política desde la recuperación de la ética civil, de lo que llamamos democracia republicana. De forma significativa hacemos un llamamiento a las fuerzas de la cultura para que se impliquen en esta batalla de las ideas para impedir se imponga un pensamiento único que sustente la explotación y el colonialismo.

La cultura no puede ser un adorno para la izquierda. Tiene que ser un elemento de construcción de un pensamiento crítico que haga más libres a los seres humanos. No es casualidad que a mayor dureza de la crisis se corresponda un aumento de la telebasura alienante que trata que la gente esté más preocupada por lo que ocurre en la alcoba de los famosos que por las decisiones de los consejos de administración en los que se aprueban miles de despidos o en los consejos de ministros en los que se deciden políticas antisociales.

Recuperar la alianza de las fuerzas del trabajo y de la cultura es un objetivo central en la recuperación del PCE y es una apuesta personal como Secretario General.

M.O.:¿Qué papel van a jugar las herramientas de comunicación del Partido como Mundo Obrero, Nuestra Bandera y la página Web del Partido?
J.L.C.:
Para empezar, tengo que hacer un reconocimiento al trabajo casi heroico que ha significado mantener Mundo Obrero, NB y la Pagina Web del partido en condiciones muy precarias, a costa del esfuerzo e ilusión de quienes realizan este trabajo.

A partir de ahora tenemos que dar un salto y aprovechar estos instrumentos para que sean un pilar fundamental en la reconstrucción del Partido. Hemos aprobado hacer una reflexión sobre Mundo Obrero que asegure su viabilidad económica y nos permita aumentar su difusión y su influencia. En lo referente a NB, con el número dedicado a Miguel Hernández que acaba de salir, se inicia una nueva etapa que estoy convencido la devolverá su papel de revista teórica más influyente de la izquierda revolucionaria. Por último, tenemos pendiente una reestructuración que mejore tanto su presentación como su contenido.

Internacional

M.O.: José Durao Barroso, uno de los tres hombres de los Azores y Presidente de la Comisión Europea, ha advertido a John Monks, Secretario General de la Confederación de Sindicatos de Europa (ETUC), que si no se implantan los paquetes de medidas de austeridad en países como España, Portugal y Grecia, podría desaparecer la democracia como la conocemos actualmente. ¿Cómo es posible que el máximo responsable del ejecutivo europeo lance estas amenazas y no pase nade?
J.L.C.:
Tenemos que convencernos de que estamos ante una nueva realidad que trata a poner fin a un ciclo histórico iniciado con la revolución burguesa e implantar un nuevo sistema social, económico, en el que la economía no esté supeditada a ningún control político, sino que se ponga en manos de los profesionales o técnicos al servicio directo del capital, a las ordenes incuestionables de esos mercados que nadie identifica pero que marcan las ordenes que hay que obedecer sin cuestionar. Es lo que yo denomino dictadura del capital, porque es evidente cada vez más, que al capital especulativo le sobra la democracia formal, a la que incluso empieza a considerar un peligro que antes o después puede poner en peligro su dominio del planeta y, como decía, se lanza a implantar esa dictadura del capital.

M.O.: El PCE ha anunciado una iniciativa en septiembre u octubre para exigir la retirada de las tropas de Afganistán. ¿Qué es lo que está pasando en Afganistán?
J.L.C.:
La decisión de la OTAN de incrementar las acciones militares en Afganistán pone de manifiesto, por una parte, el fracaso de la llamada “operación libertad duradera”, que ni ha terminado con los talibanes afganos ni mucho menos ha detenido a los jefes de Al-Quaeda y, por otra parte, deja claro el objetivo que tenían las tropas de la OTAN que no era otro que la ocupación del país en función de los intereses de los EE.UU. para controlar los recursos naturales de la zona.

En este sentido, el PCE denuncia que al contrario de lo que el Gobierno quiere hacer ver a la opinión pública, nuestras tropas en Afganistán no cumplen una misión humanitaria, ya que los soldados no han sido enviados porque ese país requiera ayuda humanitaria con particular urgencia.

Para el PCE tampoco se puede decir que nuestras tropas están tratando de ayudar a crear un Estado democrático y libre, porque la realidad es que en Afganistán no se está creando una democracia que vaya más allá de un simulacro de elecciones, nada libres por cierto, ya que los apoyos locales que consiguió Washington para desencadenar la guerra y derrocar a sus antiguos aliados, los talibanes, no tienen ningún apego ni a la libertad ni a la democracia, ni mucho menos a la justicia social.

Por ello está más que justificada nuestra propuesta de llevar a cabo una iniciativa ciudadana para introducir en el Parlamento el debate sobre la necesidad de retirar las tropas de Afganistán

M.O.: Fidel Castro viene advirtiendo de la posibilidad de una tercera guerra mundial. ¿Es previsible?
J.L.C.:
Es una posibilidad que el componente militar puede imponerse en el entramado del gobierno de los EE.UU. y el imperialismo y, ante el fracaso de las políticas económicas de dominio, empiece a valorar una respuesta militarista a la crisis de final de siglo XX y principios del XXI.

Desde esta perspectiva el poder imperialista estadounidense intenta recuperar su dominio sobre los recursos naturales del planeta mediante su poderío bélico, reconquistando zonas de ex¬traordinario valor estratégico y ricas en materias primas.

Frente a esta situación la defensa de la paz debe ser un objetivo central en el trabajo de las fuerzas progresistas y de izquierdas en todo el planeta.

Debe serlo no solo porque, como siempre, sean los trabajadores los que más pierden en cualquier conflicto armado, sino también porque la escalada de tensión armada le sirve al capitalismo para justificar su política de agresión contra los pueblos que no aceptan que los recursos naturales del planeta y los seres humanos se pongan al servicio de los intereses del capital.

M.O.: ¿Cuándo se va a hablar de internacionalismo proletario con los partidos comunistas hermanos?
J.L.C.:
Hacer frente al intento de imponer la dictadura del capital, vencer lo que se ha venido a llamar globalización capitalista, hace necesario poner en marcha un nuevo internacionalismo que aglutine esfuerzos y potencie luchas sociales y políticas.

Por ello desde el PCE participamos activamente en los foros internacionales como la Reunión de Partidos Comunistas y Obreros que este año se celebrará en Sudáfrica y en el Foro de Sau Paulo, además de nuestra pertenencia al PIE. En todos los foros venimos defendiendo la necesidad de evitar que el debate sobre la forma de coordinar el trabajo internacionalista impida llegar al fondo de la necesidad de construir un referente mundial de la lucha contra la dictadura de los mercados.

Lucha de clases

M.O.: La preparación de la Huelga General y su resultado, ¿pueden ser una oportunidad para una reactivación de la militancia y el fortalecimiento del Partido?
J.L.C.:
La preparación de la Huelga tiene un objetivo que es conseguir que el 29 de septiembre se paren hasta los semáforos en España. Que sea un éxito que frene las políticas antisociales y que abra camino hacia una salida progresista de la crisis.

Ahora bien, es indudable que la tensión social y la movilización es el mejor caldo de cultivo para la recuperación del Partido Comunista. No hay ideología, no hay valores, no hay alternativa que pueda dar la batalla al capital y su intento de imponer una dictadura sin contar con una formación política que de una forma organizada consiga ganar esa lucha de clases, que no sólo no se ha terminado sino que está más viva que nunca. En este sentido, el Partido Comunista de España tiene el reto de ser capaz de dar respuesta a este reto, empezando por conseguir que Izquierda Unida sea la organización que referencia a toda la izquierda anticapitalista, republicana, federal de este país, parte activa de una Izquierda Europea que sea capaz de superar sus contradicciones y su tendencia al inmovilismo para implicarse en la lucha contra la crisis y sus consecuencias en los trabajadores y trabajadoras.