Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

IU pone en marcha la campaña ‘¡No seas inocente!’ para “hacer frente a las ‘mentiras’ del gobierno de que es inevitable la reforma de las pensiones”

Izquierda Unida presentó hoy, Día de los Inocentes, una campaña explicativa a través de Internet y de métodos tradicionales para hacer frente a las “mentiras de que la reforma de las pensiones es inevitable”. La campaña, bajo el lema ‘Ante la reforma de las pensiones: No seas inocente’ rebate con datos y explicaciones suficientes lo que considera las cinco ‘mentiras’ difundidas desde el Gobierno y arropadas desde diversos medios sobre las razones para llevar a cabo una reforma del sistema público de pensiones que desde distintos ámbitos políticos y económicos interesados se vende como “inevitable”.
 
En rueda de prensa en la sede federal, el coordinador, Cayo Lara, y el secretario de Comunicación Externa, Gregorio Gordo, han incidido en que esta campaña comienza el día ante de que la Comisión del Pacto de Toledo apruebe las recomendaciones sobre la reforma, a cuya inmensa mayoría se opone IU, y con la voluntad de darla continuidad en las próximas semanas hasta que el Gobierno presente su propuesta –en principio el 28 de enero- y mientras dure su posterior tramitación parlamentaria.
 
IU expone entre las cinco principales ‘mentiras’ del Gobierno que no es cierto que sea “inevitable aumentar la edad legal de jubilación a los 67 años (aunque lo quiera hacer con flexibilidad)”, tampoco que el “aumento de la esperanza de vida hace necesaria la reforma”, ni que el “gasto en pensiones es muy alto”, ni que “las medidas se toman ahora para consolidar el sistema y garantizar las pensiones del futuro”, ni que el Ejecutivo esté “defendiendo el sistema público de pensiones”.
 
Para Cayo Lara, “esto lo tiene que conocer la gente ante la información sesgada que le llega. La reforma de las pensiones parece una mala inocentada de fin de año pero no lo es”.
 
Frente a la primera ‘mentira’, Izquierda Unida argumenta que “España es uno de los países de Europa con una edad ‘real’ de jubilación más alta (63 años y 10 meses) y cercana a la edad legal”.
 
En cuanto a que “la esperanza de vida hace necesaria la reforma”, se señala que el problema del sistema de pensiones “no es demográfico, sino de voluntad política”. Es cierto que habrá más pensionistas en el futuro, pero también “más cotizantes y con cotizaciones más altas. Se pueden hacer cotizar los contratos que están en la economía sumergida, se puede evitar que las mujeres ganen un 30% menos que los hombres y, por tanto, coticen menos, se puede elevar el salario mínimo (uno de los más bajos de Europa), se puede hacer cotizar las becas (en su mayor parte son contratos laborales encubiertos) y se pueden elevar las cotizaciones máximas (la base más alta son 3.198 euros al mes; a partir de ahí ya no se cotiza más)”.
 
IU rechaza también que “el gasto en pensiones es muy alto” y para rebatirlo explica que en 2011 España gastará en pensiones contributivas “en torno al 10% del PIB y en 2040, el 14%. Hoy hay países, como Italia, que ya gastan ese 14%, Francia gasta ya el 12%. Nuestras pensiones medias son de las más bajas de Europa y el número de pensionistas comparado con la población también es de los más reducidos. Incluso en períodos de crisis como el actual y con 4,5 millones de parados, la Seguridad Social tiene superávit y el Fondo de Reserva está aumentando hasta alcanzar casi los 70.000 millones de euros”.
 
También se niega que las medidas que toma el Gobierno sean para consolidar el sistema. “Tienen por objetivo reducir las pensiones y así lo expresa el Gobierno en el compromiso contenido en el Plan de Austeridad enviado a la Comisión Europea”.
 
Y se da una explicación muy concreta: “El aumento de la edad de jubilación significa que todos cobraríamos dos años menos de pensión”. Además, este aumento desde 65 a 67 años supone que las futuras pensiones sean un 6% más bajas, a lo que habría que sumar que si se sube el periodo de cómputo para calcular la pensión al final de la vida laboral –de los 15 años actuales a 20 o 25- ello llevará a que la pensión se tenga que rebajar otro 10%, porque los salarios más antiguos eran más bajos.
 
En cuanto a que el Gobierno defiende el sistema público de pensiones, IU señala que el Ejecutivo “lo ha entregado a los mercados, que tienen nombre y apellidos. Son los bancos y las compañías de seguros. Se pretende un modelo asistencial, es decir unas pensiones públicas mínimas y el resto con complementos de los seguros privados”.