Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

El juzgado declara nulo el proceso de selección de un trabajador del centro Guadalinfo denunciado por el grupo municipal de IULV-CA de Carcabuey

Carcabuey, a 25 de noviembre de 2010.- El Juzgado de lo contencioso – administrativo Número 2 de Córdoba ha estimado el recurso interpuesto por Juan Castro, concejal de IULV-CA en el ayuntamiento de Carcabuey, frente al Ayuntamiento de Carcabuey por el proceso de selección para contratar temporalmente a un dinamizador del Centro Guadalinfo de Carcabuey.

En la resolución emitida por el Juzgado se explica que “el 17 de junio de 2009, se presentó recurso contencioso – administrativo siendo objeto de impugnación jurisdiccional la resolución por silencio administrativo del ayuntamiento de Carcabuey que desestimó el recurso de revisión formulado por Castro contra el listado de los solicitantes admitidos y excluidos en el proceso de selección convocado para contratar temporalmente a un dinamizador del Centro Guadalinfo de la localidad, y que se hizo público el 22 de abril de 2008”.

La persona elegida en el proceso de selección, y demandada también por el concejal de IULV-CA, alegaba que “el concejal de la propia corporación carecía de legitimación, tanto en vía administrativa como jurisdiccional, para atacar el acto administrativo recurrido y la desestimación presunta del mismo por vía de silencio por parte del ayuntamiento”.

Recordando los hechos denunciados, la resolución señala que “el recurrente, concejal del ayuntamiento, al tomar conocimiento del proceso de selección de una persona para ser contratada por el ayuntamiento y apreciando que entre los inicialmente admitidos en el referido proceso de selección se encontraba una candidata que no reunía uno de los requisitos exigidos para participar en dicho proceso (que casualmente fue la candidata al final seleccionada y contratada), y dado que en su momento no había sido impugnada la inclusión de aquella en la lista de aspirantes, por adolecer la misma de la titulación expresamente exigida en la convocatoria, el edil acude a interponer recurso extraordinario de revisión, que es desestimado vía silencio administrativo, al no dársele por el ayuntamiento respuesta expresa a su recurso. Dicho recurso extraordinario de revisión se basaba a la vista de la propia documentación aportada por referida solicitante, en el error en que se incurrió al admitirse a la misma, dado que no contaba con la titulación exigida en las bases, relativa a disciplinas sociales, y siendo el título aportado por aquella persona el de protésico dental, no perteneciente a la referida área social, sino al área sanitaria. Y ante tal desestimación mediante silencio administrativo se acude por dicho recurrente a esta impugnación jurisdiccional contra dicha resolución”.

 

Según el Juzgado, “Castro no ha tenido intervención alguna en la fase de decisión del acto objeto del recurso. La decisión de admitir entre los candidatos a la persona que no contaba con la titulación exigida, la adopta el alcalde del ayuntamiento (como se desprende de los propios anuncios que se impugnaron) en un acto en el que no tiene intervención alguna el recurrente, dado que no procede dicho acto ni del pleno no de ninguna comisión en la que el mismo intervenga. Consecuentemente, el concejal se encuentra legitimado para recurrir tanto en vía administrativa y, por tanto, la causa de inadmisibilidad alegada por la codemandada ha de ser rechazada”.

“Ni la propia administración ni la codemandada esgrimen razón o argumento alguno aceptable para sostener que no se incurrió en claro o flagrante error al admitirse a la codemandada en el proceso de selección a pesar de no contar con la concreta y específica titulación exigida en las bases” sostiene la sentencia. Por ello, “los acuerdos impugnados por vía del recurso extraordinario de revisión eran efectivamente impugnables”.

Como conclusión, la resolución admite que “la inclusión de la persona finalmente contratada en la lista de admitidos al proceso de selección resultaba contraria a las propias bases de la convocatoria. Ello nos lleva a que lo procedente sea el estimar el recurso formulado y declarar la nulidad del concreto acto impugnado. Por lo tanto, se estima el recurso contencioso – administrativo interpuesto por Juan Castro Jiménez contra el ayuntamiento de Carcabuey y se declara la nulidad del proceso de selección de un trabajador dinamizador en el Centro Guadalinfo de Carcabuey al haberse admitido indebidamente como aspirante a la codemandada”.