Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Boicot a Israel. Dí no a Mayumana

mayumanafondoblanco (1)

Campaña de boicot a Mayumana

 

Ante la actuación de Mayumana los días 27 al 30 de noviembre en el Gran Teatro de Córdoba reivindicamos la necesidad, una vez más, de continuar con el boicot a Israel tal y como se viene reclamando desde la sociedad civil Palestina. En el año 2005 más de 170 organizaciones palestinas hicieron un llamamiento a la comunidad internacional para que se boicoteara el régimen de apartheid israelí, se optara por la desinversión y se impusieran sanciones hasta que Israel cumpliera con la ley internacional. Se pedía de esta forma que se repitiera la presión internacional que tan buenos resultados dio en el caso del apartheid sudafricano.

Esta campaña conocida internacionalmente como BDS (Boicot, desinversión y sanción), hace hincapié en la  necesidad de boicotear la estrategia israelí de utilizar la cultura y los espectáculos como medios para invisibilizar la ocupación del pueblo palestino y ‘normalizar’ una situación aberrante desde los puntos de vista jurídicos y humanos. El Gobierno israelí destina grandes sumas de dinero para enviar por todo el mundo a sus representantes culturales y también para contratar actuaciones de artistas extranjeros en Israel. El objetivo es consolidar una imagen de ‘país normal’, de democracia de corte occidental, obviando el cruel sometimiento del pueblo palestino.

¿Por qué un boicot a Mayumana?

  • Por formar parte de la cortina de humo que oculta los crímenes del estado sionista de Israel y que le permite aparecer ante el resto del mundo como un país “normal”, joven, dinámico, democrático, divertido, amable, multicultural… mientras continúa pisoteando la legalidad internacional y los derechos de la población palestina. Aunque Mayumana se define como grupo independiente y no se consideran embajadores de Israel, de hecho se han convertido en un instrumento de la propaganda israelí, que presenta a Tel Aviv-Jaffa y a Mayumana como símbolos del cosmopolitismo y la diversidad de Israel. En Israel revista en la red, –dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel–, se define a Mayumana como “el ritmo de Israel”, que incorpora elementos típicamente israelíes, reflejando el cosmopolitismo que subyace en el Israel moderno, y ofreciendo imágenes en constante cambio que se refieren a las raíces y al complejo dinamismo de la realidad israelí. Al mismo tiempo las actuaciones de la compañía son publicitadas efusivamente por la embajada de Israel en España.
  • Por contribuir a borrar las huellas de Palestina. Como afirma Victoria Buch, activista israelí contra la ocupación, la existencia de Israel se basa en una continua limpieza étnica de la población palestina, acompañada de la judeizacion del territorio. Para completar su limpieza étnica necesita que el mundo olvide que una vez existió Palestina. Con ese objetivo, destruye el patrimonio cultural palestino, impide su desarrollo actual y potencia la creación y difusión de una nueva cultura Israelí que incluya y reconozca elementos de cualquier parte del mundo…excepto de Palestina. Jaffa –ciudad en la que se encuentra la sede de Mayumana– en la actualidad casi engullida por ese monstruo urbano que es Tel Aviv, era una población eminentemente palestina cuando fue atacada en la Nakba de 1948 por el Irgun la milicia sionista. La gran mayoría de sus 70.000 habitantes huyó aterrorizada ante el avance de los sionistas, que, casa por casa, completaban meticulosa y eficientemente su trabajo de limpieza étnica. Terminada la invasión, el Estado de Israel se dedicó a borrar las huellas palestinas, al igual que haría en otros tantos lugares. En este caso, potenciando el establecimiento de colonias de artistas israelíes en las ciudades árabes desalojadas que disfrutan de todos los derechos que se les niegan a la población palestina sin preguntarse sobre que ruinas ni a expensas de que han logrado esos privilegios. El Gobierno israelí vende al exterior una postal idílica de sus creadores trabajando en entornos bucólicos que han sido restaurados primorosamente, en un intento deliberado de dar una imagen de normalidad y de asimilación a la cultura occidental a la que tanto se jactan de pertenecer los israelíes. En la propia Ciudad Vieja de Jaffa viven aún 15.000 palestinos sometidos a un estado crónico de pobreza, una décima parte de los cuales sufre graves problemas de drogadicción.
  • Por vivir en una burbuja que les impide ver la limpieza étnica y el apartheid que sufre la población palestina. La estrategia sionista se apoya en la complicidad de grupos como Mayumaná, que salvo posicionamientos individuales, como grupo mantiene un mutismo obstinado y nada inocente sobre la política genocida que lleva a cabo el Estado de Israel, centrándose únicamente en sus espectáculos, como si fuera posible callar en un lugar donde las violaciones de los derechos humanos, asesinatos y torturas incluidos, son continuas y masivas. Mayumaná, como tantos otros, recurre así al argumento falaz de que no se debe mezclar arte y política, como si la vida se pudiera dividir en compartimentos estancos. ¿Es posible que ignoren lo que su país está haciendo?, ¿es posible callar en un lugar donde las violaciones de los derechos humanos, asesinatos y torturas incluidos, son continuas y masivas, y además en tu nombre y por tu seguridad?, ¿se le puede llamar a esto política?, ¿puede ser el arte algo puro?, ¿es posible actuar como si no pasara nada?

Como recordó el arzobispo sudafricano Desmond Tutu: “Si eres neutral en situaciones de injusticia has elegido el lado del opresor”, ese es el lado que parecen haber elegido la mayoría de las instituciones políticas occidentales. En esta situación, tal y como señala Roger Waters (fundador de Pink Floynd y miembro activo del movimiento BDS), dada la incapacidad o falta de voluntad de nuestros gobiernos, o del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para presionar y hacer que Israel ponga fin a estas violaciones y lleve a cabo una reparación a las víctimas, ésta recae sobre la sociedad civil y la conciencia de los ciudadanos del mundo, para limpiar nuestras conciencias, asumir nuestras responsabilidades y actuar.

Formamos parte de la comunidad internacional y no queremos ser neutrales, nos negamos a ser cómplices. Por ello, en apoyo a la campaña BDS lanzada por la población palestina, pedimos el boicot a Mayumana y al resto de productos culturales israelíes que contribuyen con la “normalización” y el ocultamiento de este régimen de apartheid.

La única razón necesaria para el triunfo de la maldad es que las personas buenas no hagan nada (Edmund Burke).

El nombre viene de la palabra hebrea Mayumanut’,מיומנות, que significa habilidad, destreza