Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La Reforma agraria a cambio del PER

 

 

 

 

 

 

En Andalucía 501.558 trabajadores del campo afiliados al régimen agrario (REASS). La estructura de la propiedad de la tierra, los latifundios, agrupan 4.181.873 hectáreas de las 7.595.609 hectáreas con que cuenta nuestra comunidad autónoma, eso hace que el 3% de los propietarios posean el 54% de las tierras y explica el elevado número de jornaleros sin parangón en Europa. También influye la escasa industrialización de Andalucía.

En los últimos años del franquismo y en la transición se planteó por el movimiento obrero y sindical una movilización en los pueblos andaluces en demanda de fondos contra el paro y por la reforma agrar ia. Se arrancó el empleo comunitario, que se usó para financiar el orden público y para no abordar la Reforma Agraria.

El problemase planteó de la siguiente forma: “Dinero para paliar el paro o que nos entreguen las tierras”, y se optó desde la UCD y el PSOE por el PER y el subsidio a la vez que se aprobaba una ley de fincas manifiestamente mejorable, con la Reforma Agraria de Rafael Escuredo, proyectos que sobre la práctica no expropiaron ni una maceta.

En el año 2002, había 300.002 jornaleros acogidos al subsidio agrario y se destinaba por el gobierno central 849.754.563 euros anuales, la demanda de la construcción en estos años de orgía especulativa y el decretazo del gobierno de Aznar en 2002 ha hecho que el número de jornaleros baje de manera significativa. En el año 2009 los jornaleros que percibieron el subsidio agrario fueron 128.100.

La cuantía que recibe un trabajador acogido es de 420 euros al mes durante 6 meses al año, de los que tiene que detraer 83 euros para pagar el sello mensual a la SS agraria. En el PER, que es un programa de inversiones (llamado ahora AEPSA), lo gestionan los ayuntamientos en obras de infraestructuras. En el año 2009 entraron en el AEPSA 26.400 jornaleros por un periodo de 15 días y cobraron 700 euros. El gasto del desempleo agrario supone solo el 1,80% del gasto total del desempleo en España. La reconversiones de la siderurgia, la minería, el textil, la banca se saldaron con prejubilaciones, zonas de reindustrialización… que necesitaron sumas importantes de fondos públicos en comparación con el subsidio y el PER.

Las subvenciones de la UE a los agricultores fueron en Andalucía 1.870.000.000 de euros y el 20% de los terratenientes se embolsaron el 80% y un grupo más selecto del 0,5% de los empresarios se llevó el 25% de las subvenciones europeas. Hay se encuentran los siete magníficos como la Duquesa de Alba, Nicolás Osuna, Mora-
Figueroa, etc.

Ahora asistimos a la concesión de avales multimillonarios del gobierno a la banca, y a una reforma laboral donde los despidos serán más baratos y ocho días se los pagamos todos a los empresarios que despidan a sus trabajadores.

Políticos catalanes que no se acuerdan de las ayudas al automóvil, de las subvenciones a la industria… dirigentes del PP y algunos medios de comunicación atacan al PER con un racismo político antiandaluz y un desconocimiento total de los datos.

Recientemente algún empresario especulador ha comparado a los jornaleros andaluces con las reservas indias donde hay tabaco y alcohol y ningún universitario. Los andaluces nos estamos cansando de los insultos que nos lanzan desde los despachos con aire acondicionado, personajes con sueldos blindados de escándalo, preocupados por la economía productiva y emprendedora, dicen, y contrarios a los subsidios y ayudas a los jornaleros, cuando callan las ayudas y subvenciones a otros sectores.

¿Por qué no le cogemos la palabra? Que quiten el PER y el subsidio y entonces no habrá otra salida que el reparto de las tierra y la reforma agraria. Porque habrá que comer todos los días, ¿o no? Además hay anclajes políticos y jurídicos para llevarlas a
cabo en nuestro Estatuto de Autonomía, Art. 10-48-50-220 y otros y en la Constitución española, Art. 14-135 y Título VIII. Una Reforma Agraria Integral sería una apuesta por la economía productiva y sostenible de la que tanto hablan.

Por último, que sepan los que descalifican a los jornaleros y atropellan su dignidad, que los expertos en meteorología pronostican un verano tórrido, dos grados más. Esto además de confirmar el cambio climático augura un tiempo calentito en todos los terrenos. Aviso a navegantes, si rebosa el vaso de las injusticias históricas de los jornaleros andaluces, las llamaradas pueden llegar a La Moncloa y a La Zarzuela.

Antonio Romero Ruiz
Ex parlamentario andaluz de IU LV-CA
Coordinador de la Red de Municipios por la III República

Articulo publicado en Larepublica.es